Azúcar glas: Sus usos más sabrosos

La palabra glas proviene del francés glacé cuya pronunciación sería “glas”, es frecuentemente utilizado en la gastronomía y recibe ese nombre ya que la apariencia en el acabado permite parecerse al “sucre glace”, azúcar hielo en español.

La expresión culinaria galesa usa este azúcar principalmente en la repostaria, por la facilidad con la que como ingrediente  se integra en la elaboración y decoración de postres por su fina textura, según la Escuela de Hostelería de Leioa.

Este tipo de azúcar se caracteriza por su aspecto parecido al polvo por ser molida, para evitar el apelmazamiento lleva un 2 o 3% de almidón.

Por el acabado que brinda con su parecido a la nieve, el Azúcar Glas es utilizado en muchas recetas, espolvoreada o disuelta. Así mismo, para otras recetas se requiere que el azúcar sea impalpable como el caso de los glaseados.

Su composición permite usos prácticos en la repostería, ya que facilita su integración para cubrir y decorar postres. Por su textura polvorienta, el azúcar glas se derrite al instante en la boca, a diferencia del azúcar común.

Entre sus  sus usos más sabrosos esta espolvorear, decorar y cubrir pasteles y dulces ya cocidos como terminación. También se utiliza para endulzar claras montadas y hacer merengues,  hacer mazapán, espolvorear, tartas, galletas. Además el azúcar glas se puede aromatizar, como azúcar de vainilla.

Inscríbete para aprender más

Envíanos tu email si deseas recibir más información

Síguenos en