¿El azúcar es importante en el rendimiento cognitivo y funciones mentales? Esto es lo que señalan los estudios

Son varias las teorías que señalan que, en efecto, la glucosa presente en los alimentos desempeña un papel fundamental en la salud mental y física. 

“El consumo de azúcar es particularmente importante, porque permite incrementar y reponer los depósitos de glucógeno, tanto en el músculo como en el hígado”, así lo señala un estudio de los especialistas Teresa Partearroyo, Elena Sánchez Campayo y Gregorio Varela Moreiras, de la Universidad CEU San Pablo en Madrid, España.

Sobre este particular, los investigadores señalan que, “tanto si la actividad laboral es física como intelectual, el consumo de azúcar sigue siendo aconsejable en la edad adulta. Es un alimento que proporciona energía de rápida asimilación al organismo, permitiendo una recuperación rápida para las personas que desarrollan un gran desgaste físico durante su jornada laboral”. 

Esto es una evidencia clara de cómo el azúcar influye en las capacidades cognitivas y en la recuperación del cuerpo, tras grandes periodos de esfuerzo, sea físico o mental.  

Del mismo modo, el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC), explica en un artículo en su sitio web que: “el cerebro humano está formado por una densa red de neuronas, o células nerviosas, que están constantemente activas, incluso mientras dormimos. Para obtener la energía necesaria para mantener esa actividad, el cerebro depende del suministro continuo de glucosa del torrente sanguíneo”. 

Esto quiere decir que, en una dieta balanceada, entre el 45 y el 60% de la energía total debería proceder de los carbohidratos. Un adulto de peso normal requiere 200 g de glucosa al día, dos tercios de los cuales (unos 130 g) están específicamente destinados a cubrir los requerimientos de glucosa del cerebro, agrega el Consejo. 

Además, ambos estudios revelan que cuando hay una baja de glucosa en el organismo, se corre el riesgo de sufrir desmayos, falta de concentración, temblores y, en general, una hipoglucemia. 

Igualmente, los epecialistas de la la Universidad CEU San Pablo en Madrid, España enfatizan que “durante los primeros meses de vida, los hidratos de carbono proporcionarán un 40% de la energía total procedente de la leche materna, siendo la lactosa el principal carbohidrato. Este porcentaje se irá incrementando gradualmente durante el primer año de vida, hasta llegar al rango establecido para los adultos”. 

Lo que señala que incluso desde la gestación, la glucosa que generan los carbohidratos juega un papel fundamental en el desarrollo, crecimiento del feto y en la salud general de las madres. 

Se puede concluir entonces, que el azúcar es necesaria para garantizar nuestras funciones cognitivas y mentales. Por supuesto, debe ser consumida conscientemente y siguiendo los estándares y recomendaciones de los expertos.

Inscríbete para aprender más

Envíanos tu email si deseas recibir más información

Síguenos en