Todo en exceso es perjudicial: la importancia de la moderación

Comer con balance significa no comer más que la cantidad de alimentos que nuestro cuerpo necesita. Al final de una comida, debemos sentirnos satisfechos, pero no llenos e incómodos. 

Comer con balance no significa eliminar por completo los alimentos que le gustan, sino comerlos de forma selectiva. También tiene que ver con el equilibrio, y tener en cuenta ciertos factores te ayudará a practicar esta alimentación saludable con facilidad.

No pienses en ciertos alimentos como «prohibidos»

Cuando prohibes los alimentos de tu vida por completo, naturalmente los desearás más. Entonces, cuando «cedes», sientes remordimiento por romper tus propias reglas. En lugar de imponer restricciones estrictas, puede reducir el tamaño de las porciones de algunos alimentos y practicar comerlos menos. A medida que reduzcas gradualmente la ingesta de ciertos alimentos, es posible que los anheles menos.

Considera porciones más pequeñas

El tamaño de las porciones ha aumentado en los últimos años, por lo que es posible que deba buscar porciones más pequeñas. 

Cuando comas en casa, puedes utilizar comparaciones visuales para juzgar las porciones. Una porción de carne, pescado o pollo debe ser aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas, mientras que media taza de puré de papa, arroz o pasta tiene aproximadamente el tamaño de una bombilla. 

Toma tu tiempo

Una parte crucial de cambiar tu dieta es pensar en la comida como un alimento en lugar de algo obligatorio en tu horario diario. Tu cerebro tarda unos minutos en decirle a su estómago que está lleno, por lo que comer despacio y sin distracciones puede ayudar a evitar que comas en exceso.

Inscríbete para aprender más

Envíanos tu email si deseas recibir más información

Síguenos en