La caña de azúcar, un cultivo amigable con el medio ambiente

La caña de azúcar es responsable de la producción de una variedad de productos, aparte del azúcar. El proceso para hacer productos como el papel y la generación de energía es mucho más amigable.

¿Por qué es más amigable con el medio ambiente?

Solamente una hectárea de caña de azúcar sembrada, genera cuatro veces más oxígeno de  la que emite una hectárea de bosque.

Para fertilizar los cultivos, se utilizan elementos naturales como la cachaza, que nutre el suelo y que a su vez son los principales desechos sólidos de la producción azucarera.

La alta productividad de la caña de azúcar se aplica por la elevada fotosíntesis en comparación con otros cultivos, lo que permite más  empleo en la energía solar y con esto mucho más coeficiente de absorción del Dióxido de Carbono.

También funciona para aliviar el efecto invernadero.

Uno de los mayores beneficios es que evita la erosión de los suelos causada por el viento y las fuertes lluvias, porque la mayoría (de suelos) se encuentran tapados.

En los periodos de corte de caña, se dejan rastros en el suelo que  incorporan una cantidad de materia orgánica al suelo. Esto mejora la fertilidad del mismo porque retiene humedad, devolviendo los nutrientes perdidos y ayudando al control de las malezas, 

Los cultivos de caña de azúcar son muy amigables con el medio ambiente por el impacto positivo que genera la liberación de oxígeno, y esto contribuye a una mejora en el ecosistema.

Inscríbete para aprender más

Envíanos tu email si deseas recibir más información

Síguenos en